Cantabria aprueba la regulación de las quemas controladas como herramienta en la prevención de los incendios forestales

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha aprobado la orden por la que se regulan las quemas controladas y prescritas en la Comunidad Autónoma ante la necesidad de establecer un procedimiento público y transparente que dote de una mayor seguridad jurídica a los usuarios del fuego en el medio natural y frenar la acción de los incendiarios.

Enmarcada dentro del Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria (PEPLIF), la orden tiene como objetivo alcanzar acuerdos y conciliar intereses a escala local mediante la implementación de diferentes medidas dirigidas a minimizar los conflictos que pudieran acontecer en el uso y gestión del monte.

Dada la elevada demanda que existe actualmente del uso del fuego entre la población rural de Cantabria, esta medida establece un procedimiento para la autorización y ejecución de quemas controladas y prescritas eficaces y seguras que garanticen una actuación acorde con los parámetros ecológicos establecidos.

La orden se ha publicado ayer en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) y entrará en vigor el próximo 1 de junio para evitar disfunciones en las quemas ya solicitadas y autorizadas hasta la fecha, de tal manera que los interesados tengan tiempo suficiente para adaptarse a la presente normativa.

La medida, que trata de mejorar y modernizar el actual sistema de prevención y lucha contra incendios forestales en la Comunidad Autónoma, ha sido presentada por el consejero Guillermo Blanco, el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria, Pablo Diestro y el director general de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, Antonio Lucio.

Ambas partes han hecho un llamamiento a las entidades locales, que tienen un papel fundamental en la gestión de la prevención de incendios forestales, para que soliciten a la Consejería la realización de este tipo de quemas, en las que la Administración pondrá a su disposición el apoyo necesario mediante el asesoramiento a las entidades locales, el control y seguimiento de los agentes del Medio Natural, los programas de ayuda para sufragar la elaboración de los planes de quemas y los cursos formativos básicos sobre la materia para ganaderos.