Convocada la XI edición del Premio Pueblo de Cantabria

El galardón incluye dos accésit de 10.000 euros cada uno

El consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón y el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC), Pablo Diestro, acompañados del director general de Obras Públicas, José Luis Gochicoa, y del jefe de Servicio de la Dirección General de Arquitectura, Enrique Alonso, quienes forman parte del jurado que valorará las candidaturas de este año, han presentado la convocatoria del Premio Pueblo de Cantabria que, en esta XI edición, mantiene el incremento del importe económico que se realizó en la pasada dotado con 150.000 euros, 130.000 para el ganador y una placa conmemorativa, y 20.000 euros, repartidos al 50 %, entre las localidades que queden en segundo y tercer lugar, con la finalidad de reducir los gastos originados como consecuencia de la presentación de la candidatura, atendiendo una sugerencia formulada por la propia Federación.

El galardón se instauró con la finalidad de reconocer la labor de los ayuntamientos y las demás entidades locales en materia de infraestructura municipal para la defensa, mejora de las condiciones o la calidad de vida y desarrollo de los entornos urbanos y rurales respetando, al tiempo, los valores de la tradición, la cultura y el patrimonio regional. Para ello el jurado basará su fallo en criterios de originalidad de la actuación; valor cultural, histórico, etnográfico o artístico; nivel de rehabilitación de zonas deterioradas; grado de recuperación de entornos degradados; utilidad para el uso público; calidad de los trabajos realizados; belleza y armonía del conjunto y cualesquiera otros que el mismo considere de interés.

Desde su nacimiento, el Premio Pueblo de Cantabria ha recaído en las localidades de Novales (Alfoz de Lloredo), 2005; Caviedes (Valdáliga), 2006; Puente Viesgo, 2007; Mazcuerras, 2008; Udalla (Ampuero), 2009; Tudes (Vega de Liébana), 2010; Barcenaciones (Reocín), 2012; Villaescusa del Bardal (Campoo de Enmedio), 2014; Cosío (Rionansa), 2016 y Mogrovejo (Camaleño), 2017.

Tal y como se establece en las bases publicadas el pasado viernes en el BOC, esta iniciativa,  en régimen de concurrencia competitiva y de acuerdo con los principios de publicidad, transparencia, objetividad, igualdad y no discriminación, está dirigido a los ayuntamientos y demás entidades locales para el reconocimiento de aquella actuación en infraestructura municipal realizada en pueblos con una población inferior a 1.000 habitantes que se considere más representativa de la mejora de las condiciones o calidad de vida de los sus ciudadanos o que más respete los valores de la tradición, la cultura o el patrimonio regional.