Cuatro grupos de trabajo cerrarán este año la estrategia regional frente al despoblamiento

Cantabria espera contar, antes de que acabe el año, con una estrategia de despoblamiento que incluirá actuaciones concretas para mejorar las condiciones de vida en las zonas rurales de la Comunidad Autónoma, un documento en el que trabajarán cuatro grupos de trabajo sectoriales, coincidentes con las áreas de actuación prioritarias: digitalización y educación; sanidad y servicios sociales; medio ambiente y abastecimiento de aguas, y energías renovables y transporte.

Así se acordó en la segunda reunión del Consejo Asesor para la Lucha contra el Despoblamiento de los Municipios de Cantabria, presidida por el jefe del Ejecutivo, Miguel Ángel Revilla, que ha abordado un primer borrador de la estrategia regional para hacer frente al reto demográfico, y a la que han asistido los tres representantes de la Federación de Municipios de Cantabria, Jaime Soto, Julián Fuentecilla y Eduardo Gutiérrez Osoro, alcaldes de Valdeprado del Río, Soba, y San Miguel de Aguayo, respectivamente. También han estado presentes el consejero de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco y la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones.

Cantabria acompasará su estrategia al proyecto nacional sobre el reto demográfico mediante la participación de todos los colectivos y agentes apegados al territorio, principalmente la Federación de Municipios de Cantabria y los grupos de acción local. La Comunidad Autónoma presentará el despoblamiento como uno de los proyectos regionales para intentar captar fondos europeos de reconstrucción por la pandemia y además trasladará las singularidades de la región a la estrategia nacional, que se prevé abordar en una próxima conferencia sectorial entre el Estado y las comunidades autónomas.

El Consejo Asesor para la Lucha contra el Despoblamiento de los Municipios de Cantabria es un órgano colegiado y consultivo de las medidas que es necesario poner en marcha para prevenir o paliar los efectos de la pérdida de población en la Comunidad Autónoma, especialmente en los entornos rurales. Está adscrito a la Consejería de Presidencia e Interior, Justicia y Acción Exterior y en él se cuenta con una representación de todas las consejerías del Ejecutivo, la Delegación del Gobierno, la Federación de Municipios (FMC), la Universidad de Cantabria (UC) y los Grupos de Acción Local.

Treinta municipios «prioritarios»

Los trabajos se han iniciado con la delimitación de los municipios de actuación prioritaria por riesgo grave de despoblamiento que son un total de 30: Cabezón de Liébana, Cabuérniga, Camaleño, Lamasón, Los Tojos, Peñarrubia, Pesaguero, Polaciones, Rionansa, Tresviso, Tudanca, Vega de Liébana, Cieza, Hermandad de Campoo de Suso, Campoo de Yuso, Pesquera, Las Rozas de Valdearroyo, San Miguel de Aguayo, Santiurde de Reinosa, Valdeprado del Río, Valdeolea, Valderredible, Arredondo, Luena, Miera, Ruesga, San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera, Soba y Vega de Pas.

Además, otros 8 se consideran de actuación preferente, que son Cillorigo de Liébana, Herrerías, Ruente, Anievas, Arenas de Iguña, Bárcena de Pie de Concha, Molledo y Rasines, y se presta un tratamiento especial y diferenciado al Valle de Villaverde, que presenta una particular idiosincrasia al estar enclavado dentro del territorio de Vizcaya.