El Gobierno envía a los Ayuntamientos un modelo de resolución para la organización de sus servicios esenciales ante el coronavirus

La Consejería de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior ha elaborado un modelo de resolución para facilitar la organización de los servicios esenciales municipales y asegurar a la población la prestación de los mismos, tras la declaración del estado de alarma en todo el territorio para contener la pandemia del coronavirus, que ha remitido a los Ayuntamientos a través de la Federación de Municipios de Cantabria.

Se trata de un borrador de resolución de Alcaldía para agilizar al máximo los trámites y la aprobación de las medidas que aseguren también las necesarias medidas de protección para los empleados de la Administración local.

El Gobierno recomienda a los municipios, en función de sus posibilidades y de sus respectivas circunstancias, repetir el modelo de actuación seguido por el propio Ejecutivo para suspender la actividad presencial en los lugares de trabajo para el personal municipal, con excepción de los que sean designados como servicios públicos esenciales, y se establece la necesidad de incrementar los medios telemáticos.

Asimismo, se facilita a los Ayuntamientos la resolución autonómica sobre suspensión de términos e interrupción de plazos administrativos, aprobada ayer, que se suma a otra normativa del Ejecutivo enviada anteriormente sobre medidas preventivas en lugares de trabajo, el Decreto autonómico sobre los servicios públicos esenciales y las resoluciones de la Consejería de Sanidad relativas a las medidas preventivas vigentes en toda Cantabria.

De esta manera se refuerzan los medios de asistencia y cooperación con las Entidades Locales de Cantabria para coordinar las actuaciones de las administraciones públicas y superar con garantía la presente crisis sanitaria.

Se suspenden los procedimientos administrativos, incluidos los tributarios

Por otro lado, el Gobierno de Cantabria, a través de otra resolución, ha concretado la suspensión de los procedimientos administrativos aprobados por el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma debido al coronavirus, referidos a la suspensión de términos y a la interrupción de plazos administrativos, con el fin de que las administraciones públicas concentren los recursos en las actividades esenciales para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

En ella se establece que todos los órganos y servicios de la Administración General y el sector público institucional deberán tener en cuenta en todas sus actuaciones que la medida afecta al conjunto de los procedimientos administrativos, incluidos los de naturaleza tributaria.

En la relación de los procedimientos que se suspenden, se encuentran los de otorgamiento de subvenciones, de concesión de autorizaciones administrativas, de inscripción o reconocimiento de situaciones, sanciones y procedimientos selectivos de cualquier índole, como las pruebas selectivas para el ingreso mediante el procedimiento de concurso-oposición.

La resolución señala que la suspensión e interrupción de plazos no supone que no puedan seguirse instruyendo los expedientes activos, si bien los plazos establecidos al respecto están en suspenso, lo anterior, no supone que no pueda acudirse a las previsiones del artículo 120 de la Ley 9/2017 LCSP, que regula los contratos de emergencia.

Asimismo, de conformidad con lo establecido en el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma, los plazos de prescripción y caducidad de cualesquiera acciones y derechos de los ciudadanos quedarán suspendidos durante el plazo de vigencia del estado de alarma y, en su caso, de las prórrogas que se adoptasen.

En otro de los apartados de la resolución se indica que la suspensión de plazos no afectará a los procedimientos y resoluciones que tengan su origen en situaciones estrechamente vinculadas a los hechos justificativos del estado de alarma y que en estos casos los órganos responsables de su tramitación consultarán a sus servicios jurídicos la concurrencia o no de las circunstancias que justifiquen la no suspensión.