La Federación de Municipios defiende que las entidades locales menores sin recursos se disuelvan

La Federación de Municipios de Cantabria (FMC) rechaza que se establezca la obligación a los ayuntamientos a realizar aportaciones económicas para el mantenimiento de las entidades locales menores y considera que las juntas vecinales y concejos que no tengan recursos propios suficientes deben disolverse. Así lo ha trasladado su presidente, Pablo Diestro, al Parlamento de Cantabria durante su comparecencia ante la Comisión de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, en la que dio a conocer la opinión de los sobre el anteproyecto de ley de entidades locales menores.

En su intervención, el presidente se ha mostrado de acuerdo en la necesidad de reformar esta ley con la que la FMC está de acuerdo con el ámbito competencial que se define el anteproyecto de ley, aunque no comparte que aumento de competencias convierta a las entidades locales menores en “miniayuntamientos”.

Diestro recordó que la Federación presentó dos alegaciones que en parte se han tenido en cuenta, la primera referida al listado de asuntos en los que sería necesario convocar una asamblea vecinal integrada por todos los electores, un nuevo órgano que, a juicio de los ayuntamientos, vendría a complicar su funcionamiento.

Finalmente, según ha indicado, en el anteproyecto de ley los supuestos para convocar esa asamblea se han reducido a la moción de censura y la cuestión de confianza, lo que desde los ayuntamientos se considera un avance, aunque siguen siendo partidarios de eliminar este órgano y que fuera el pleno el que decidiese, como ocurre en los municipios.

La otra alegación se refería a los artículos que regulan la asignación de recursos económicos suficientes para el funcionamiento de las entidades locales menores, que los ayuntamientos piden que se matice más para eximirles de responsabilidad en este asunto. Desde la Federación se defiende que las juntas vecinales contribuyen al mantenimiento de los servicios públicos que son competencia de las administraciones locales, pero cuando no cuentan con recursos suficientes deberían estar abocadas a su disolución.