La FMC participa en una reunión para analizar la nueva Ley de Espectáculos

Una representación de la FMC encabezada por su presidente, Pablo Diestro, junto a  alcaldes y técnicos municipales de Ayuntamientos mayores de 10.000 habitantes, han participado en la primera de las reuniones convocadas por el Gobierno para abordar la aplicación y desarrollo de la Ley de Espectáculos y Actividades Recreativas de Cantabria.  Esta iniciativa tendrá continuidad en otras sesiones de trabajo a las que se convocarán a las corporaciones locales más pequeñas y asociaciones y colectivos sociales interesados.

En la sesión se puso de manifiesto que los principales problemas derivados de la aplicación de la Ley tienen que ver con la contratación del seguro de responsabilidad civil, la vigilancia, las instalaciones portátiles y los aforos. Por parte de los Ayuntamientos se explico que las mayores dificultades se producen en los pequeños eventos más que en los de mayores dimensiones.

Durante la reunión, el consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, ha explicado que el texto legal no ha introducido novedades sustanciales, remitiéndose a la aplicación de toda la normativa sectorial, y ha adelantado que su departamento está preparando los reglamentos relacionados con la Ley en materias como actividades deportivas, los horarios y las actividades recreativas, así como un borrador de Decreto que regule el seguro de responsabilidad civil obligatorio que exige la Ley, y la forma de acreditar por parte de los organizadores las condiciones técnicas que determinan las normativas sectoriales, o la exigencia de seguridad privada en algunos eventos.

Finalmente, el consejero también ofreció a los presentes la colaboración y el asesoramiento del Servicio de Juegos y Espectáculos del Gobierno, sobre todo en el caso de los Ayuntamientos más pequeños, que necesitan de un mayor apoyo.

Por parte de la FMC, Pablo Diestro expuso la falta de medios de la mayoría de municipios, fundamentalmente los de menor población, para poder hacer cumplir las exigencias de la Ley, así como el peligro que corren numerosas fiestas populares y eventos culturales, deportivos y de ocio, de gran tradición en nuestra Comunidad Autónoma.