La FMC rechaza el acuerdo Gobierno-FEMP sobre el remanente de tesorería y el superávit municipal

Nueve alcaldes votan en contra, tres a favor y una abstención

La Comisión Ejecutiva de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC) ha acordado esta tarde rechazar el «Acuerdo entre el Gobierno de España y la FEMP, para contribuir desde los municipios a desarrollar una movilidad sostenible, la agenda urbana y políticas de cuidados y apoyos a la cultura»; por entender que no responde ni a las necesidades actuales de los municipios ni a sus expectativas.

De los 15 miembros que componen la Comisión Ejecutiva han votado en contra 4 representantes del PRC pertenecientes a los ayuntamientos de: Reocín, Solórzano, Soba y Vega de Liébana; 5 del PP: Valdeprado del Río, Santander, Potes, Entrambasaguas y Santa María de Cayón; a favor 3 vocales del PSOE: Castro Urdiales, Cartes y Laredo; y se ha producido una abstención del PSOE de Camargo. A la reunión no asistió ningún representante de los ayuntamientos de Ribamontán al Mar (PRC) y Val de San Vicente (PSOE). Como invitado acudió Javier Soberón, alcalde de Astillero.

Rechazo

Entre los motivos expuestos por el presidente, Pablo Diestro, y el vicepresidente segundo, Jaime Soto para explicar el rechazo es que no están de acuerdo con algunos de los puntos, otros generan dudas y otros no quedan concretados. Ambos consideran que, en la actual situación, se ha roto el consenso y la unidad del municipalismo.

Confían en que se pueda volver a la anterior propuesta que se aprobó por unanimidad en la FEMP en la que se pedía al Gobierno que permitiera usar el 100% de sus remanentes, solicitaba la flexibilización de la regla de gasto y planteaba un fondo de 5.000 millones para todas las entidades locales, especialmente para aquellas sin remanentes.

Según el acuerdo alcanzado ahora, los ayuntamientos que lo deseen podrán, con carácter voluntario, poner la totalidad de sus remanentes a disposición del Gobierno central, que revertirá a los municipios el importe íntegro del préstamo amortizado en el plazo de 10 años. Con esta medida el fondo solo se repartirá entre las entidades que cedan sus remanentes, con lo que se deja en la estacada a los ayuntamientos que no lo tengan.

Tampoco están de acuerdo con que se les condicione en qué podrán gastar las amortizaciones del préstamo y en ningún momento se aclara para qué usará el Gobierno el dinero prestado por las entidades locales. La FMC dará traslado del resultado de la votación a la FEMP y se contactará con otras federaciones para determinar cuál es el paso siguiente a dar. El acuerdo tiene que aprobarse en el Congreso de los Diputados y consideran que no está claro que vaya a salir adelante.