La Consejería de Sanidad informa a los ayuntamientos sobre la nueva estrategia contra el Covid-19

Atendiendo una solicitud de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC), la Consejería de Sanidad ha informado a los alcaldes sobre la nuevas medidas establecidas para detener la pandemia provocada por el Covid-19, que incluye el denominado «semáforo».

El consejero Miguel Rodríguez y el director general de Salud Pública, Reinhard Wallmann, explicaron que a su juicio el nuevo sistema de control de la pandemia en la Comunidad Autónoma es continuista y mucho más justo porque compensa las distorsiones en municipios pequeños, así como que la revisión semanal del nivel de riesgo es esencial para aplicar con celeridad medidas de contención si la situación se dispara en algún municipio. También es un modelo más permisivo justificado en lo avanzada que va la vacunación. Además, aplica los mismos indicadores que recoge el documento de actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión Covid-19 aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

En su opinión, sin este nuevo sistema, Cantabria estaría aún en nivel de riesgo muy alto, mientras que ahora 92 de los 102 municipios están actualmente en nivel de riesgo medio, aplicando medidas mucho más flexibles. La evaluación “municipio por municipio” en los de menos de 5.000 habitantes tiene en cuenta hasta once variables distintas, además de la incidencia acumulada (IA) de casos diagnosticados en 7 días por cada 100.000 habitantes, tanto en población general como en las personas mayores de 65 años.

Durante la reunión el presidente de la FMC, Pablo Diestro, demandó la mejora de la comunicación entre la Consejería y los ayuntamientos y que se cuente con su opinión antes de aprobar nuevas medidas.

Por parte de los municipios que se encontraban en el nivel 4, el alcalde de Colindres, Javier Incera, dijo no comprender que las restricciones fueran mayores que durante la cuarta ola cuando el índice de contagios por 100.000 habitantes era menor, por lo que las consideró desproporcionadas. Por ese motivo pidió que se introdujeran cambios que corrigieran las anomalías detectadas. También expresó su queja porque se aplique una normativa sin contar previamente con los ayuntamientos. Finalmente criticó que los alcaldes se enteraran de la situación de sus municipios por el BOC y no a través de la Consejería.

Posteriormente las opiniones de los alcaldes fueron diversas porque mientras unos apoyaban las demandas de aquel, otros defendían la actuación de la Consejería. Por su parte, el vicepresidente primero de la FMC y alcalde de Valdeprado del Río, Jaime Soto, solicitó la implantación de otro modelo por considerar el actual confuso y que deteriora la economía.

Finalmente, la FMC solicitó que las medidas entren en vigor de forma inmediata en cuento se publiquen en el Boletín Oficial de Cantabria. También que en todos los municipios que tengan nivel 3 o 4 se realice un estudio individualizado igual que el que se efectúa en los municipios de menos de 5.000 habitantes con el fin de que se ajuste a la realidad municipal.